Ayer, cuando salí a pasear a mi perro, escuché una conversación entre unos cuantos hombres que estaban tomando cervecitas y vinos en una terraza cercana a mi casa.
¿Y de qué hablaban?: Obvio: De fútbol y mujeres (algo habitual – básico – entre los entes masculinos de mediana edad).
Se dedicaban a criticar a cuanta fémina pasaba por delante e, incluso, a sus propias esposas con un tema tan manido, degenerante, como es “el tipo” haciendo especial hincapié en la GORDURA.  
– “Mira a ésa.. está como una vaca…”.
– “Pues mi mujer se ha puesto como una foca…”.
Y bla, bla, bla.
¿Se habrán mirado, ellos, en un espejo?:   Medio calvos, barrigones y pobres.
¿A qué aspiran… a ser “amados” por una modelo de 1,80 m. de estatura y 50 kgs. de peso … sin tener la cartera llena de billetes y una cuenta en Suiza…?.
Gracias a estos “hombres” (también a muchas mujeres que su único “don”, valorable, es la superficialidad)  existen muchas personas – sobre todo: jovencitas – que caen en enfermedades como la anorexia o la bulimia.
Tenemos que cuidar nuestro cuerpo.  Cierto.  Pero no por un tema estético, sino por la propia salud.  
Pero,  ¿Y el cerebro?. ¿Y la solidaridad humana?. ¿Y el respeto?.  ¿Dónde quedan?.

Esta es mi “pataleta” de hoy.  
Siento que vivo, en un mundo deshumanizado, donde la gente vé la paja en el ojo ajeno pero no vé la viga en el propio. 
¡¡ Lamentable !!
😦

FELIZ SEMANA

 

QUIEN A HIERRO MATA, A HIERRO MUERE

Anuncios