vampiros energeticos 2
No me refiero a los chupa-sangres de las películas, sino a otros mucho mas peligrosos ¡y reales!:
¡¡ Los energéticos !!
Personalmente, tengo una gran energía (los reikis la llaman “luz”; los esotéricos “aura”), y noto, perfectamente, cuando alguien hace uso o abuso de élla.
El “uso” no me importa (incluso lo regalo 🙂 ) pero el “abuso” es IGUAL a una violación ! 😦
También la puedo utilizar a voluntad propia (he aprendido con el tiempo a hacerlo) para “sondear” y/o “comunicarme” con otras personas bajo ciertas circunstancias y factores.
Últimamente he padecido “mordidas” y, con todo el agotamiento que supone, he averiguado del quién, del cómo y del porqué.
En mi caso ha sido fácil evadirme de esos “ataques” (voluntarios o no) ya que no provenían de alguien a quien tuviera que tratar de forma directa, personal/física y/o continua pero much@s de vosotr@s, seguramente, tenéis gente a vuestro alrededor (cercana o lejana; sí; también se puede hacer “a distancia” ) que os pueden menoscabar la psiquis, la actitud frente a la vida, los sentimientos..  e, incluso, la salud.

vampiros energeticos 4
Con ayuda de un texto explicativo – reconvertido, por mí, a lenguaje coloquial – de los pleyadianos (fuente: “Trabajadores de la Luz”) quiero haceros llegar unas sencillas fórmulas para reconocerlos y defenderos de éllos.  Espero que os ayude 🙂

TEXTO PLEYADIANO DE RECONOCIMIENTO (VÁMPIROS ENERGÉTICOS):

“Los Vampiros Energéticos son personas que tienen la habilidad de agotar, a distancia, la energía en todas sus formas.  Un Vampiro Energético puede o no ser psíquico, en el sentido literal de la palabra, y actuar de forma voluntaria o involuntaria pero, de una u otra forma, puede agotar el pensamiento, las emociones, la fuerza vital, la reserva mental y las fuerzas físicas de otra persona.

Algunos Vampiros Energéticos se preocupan muy poco de que las energías, que están extrayendo, puedan dañar seriamente a su presa. Sobre todo si la victima esta débil por una enfermedad, lesión o  por un estado mental disminuido debido a una afección psíquica. Al alimentarse de estas victimas, la perdida extrema de energías físicas y mentales, podrían, incluso, causarles la muerte.

Los Vampiros Energéticos involuntarios a menudo no se dan cuenta de que ellos están extrayendo energía de los que les rodean. Se piensa que estas personas lo hacen a un nivel inconsciente. En muchos casos, el Vampiro Energético involuntario, está, de algún modo, enfermo o tiene alguna clase de capacidad psíquico/física disminuida. Las energías que son extraídas de aquéllos que les rodean puede ser un procedimiento automático de sus propios cuerpos astrales en un esfuerzo por conseguir la fuerza para conservar o generar un estado más saludable para su propio cuerpo físico y/o mental.
Otra cara de la moneda serían los Simbióticos, o Simbioides que, también, son otro tipo de Vampiro Energético. Pero en lugar de alimentarse de la fuerza vital, y de las energías físicas y mentales, este Vampiro se nutre de las energías espirituales y de la energía electro-bío-química presentes en el aura de una persona. Alimentarse de esta energía también puede tener un efecto negativo en la fuente. Sin embargo, este Vampiro es conocido por agotar las energías negativas del aura, permitiendo que estas energías sean naturalmente reemplazadas por los propios cambios áuricos individuales de la persona.  Cuando una persona está enferma o débil, su aura es negra, gris, amarilla verdosa, o púrpura. Si un Simbiótico comienza a extraer esta energía, los propios poderes recuperativos de la persona la harán más fuerte y la curación física, mental o espiritual pueden actuar a un ritmo más rápido.   Estos serían vampiros energéticos beneficiosos.. siempre y cuando su presa sea una persona debilitada (en caso contrario se convertirían en depredadores).

Cualquier humano puede ser un Simbiótico o un Vampiro Energético. Las víctimas, normalmente, no son conscientes de un Simbiótico, debido a que las primeras “mordidas”  hacen que la victima se sienta mucho mejor. La mayoría de los Vampiros Psíquicos y Simbióticos no se alimentan de sangre  y por lo tanto, generalmente, no son considerados como verdaderos Vampiros en el concepto estricto de la palabra. No obstante, muchos son Bloodists o Vampiros virales. La mayoría son de naturaleza humana.

El termino psíquico, entendido como PES (Percepción Extra Sensorial) u otras habilidades psíquicas relacionadas, en este caso, no se refieren a un Vampiro Energético. De hecho, la mayoría de los humanos son psíquicos, en cierto grado, en el uso habitual de la palabra. Debido a que son humanos, los Vampiros Energéticos y Simbióticos pueden de hecho exhibir algún grado de habilidad psíquica pero, en lo referente al termino Vampiro Energético o Vampiro Psíquico, no está relacionado con esta característica. La mayoría de los Vampiros Energéticos pueden ver las auras fácilmente, o pueden entrenarse para hacerlo. En general, la mayoría de los Vampiros energéticos, simples, no tienen esa capacidad pero pueden desarrollarla. Los Vampiros Bloodist, por contra, tienden a ser muy psíquicos en el verdadero sentido del término, puesto que es una función normal de su ser.

La mayoría de los Vampiros Energéticos lo son intencionados, por una razón u otra, pero en general no buscan dañar a alguien en sus esfuerzos por conseguir la energía para mantenerse. Muchos Vampiros Energéticos desean, desesperadamente, dejar de agotar a otras personas, pero es algo que no pueden controlar, y si pudiesen hacerlo, o detenerlo, podría ser perjudicial para su salud.

Presten atención a los diferentes tipos de Vampiros energéticos, conocidos, y al antídoto sugerido para las eventuales “mordidas” de éstos…

vampiros energeticos 3
– COBRADOR
Cobra siempre; principalmente por aquéllo que no le pertenece. Le gusta presentarse como un “hacedor del mundo” y crée que tiene derecho a todo. Por supuesto, sin dar nunca nada a cambio…
Antídoto: Cóbrale como él lo hace contigo.

– CHISMOSO
Adora repartir chismes. Su lema es calumniar siempre por la espalda. A través de comentarios impiedosos, en general infundados, siempre está creando un clima favorable para chupar a sus víctimas…
Antídoto: Pídele hechos concretos y, como él nunca los tiene, déjale hablando solo.

– MAL HUMORADO
Escoge a sus víctimas repartiendo su mal humor. Su mayor fuente de energía es conseguir que alguien se ponga de mal humor al igual que él…
Antídoto: Decepciónalo siendo feliz… a pesar de todos los esfuerzos que él haga para transformar tu vida en un infierno.

– CONTESTADOR
Cada palabra o gesto de este vampiro contiene una reclamación explícita o implícita. El se opone a todo, exige, reivindica, protesta sin parar.  Pero, como sus reclamaciones, tienen poco o ningún fundamento, raramente consigue defender o justificar sus protestas…
Antídoto: Oye mucho, habla poco y sobre todo que él te crea bobo. No lo descalifiques, porque el contestador se convierte en una bestia si le quitan la razón.

– ADULADOR
Masajea el ego de su víctima, cubriéndola de falsos elogios…  normalmente a quién, él, considera sus “inferiores”…
Antídoto: Simplemente no lo escuches e ignóralo.

– DESAMPARADO
Hace todo para despertar la pena y conmiseración de sus víctimas. Se presenta como una pobre víctima, delante de la vida y del mundo…
Antídoto: Dile claramente a ese vampiro que tú detestas las lamentaciones, porque el quejarse no resuelve ningún problema. Si él insiste, recuérdale y hazle mención que si él quiere alguna solución inmediata puede recurrir al suicidio o a la eutanasia. Como este vampiro tiembla ante el miedo a morir… saldrá corriendo.
– FUNESTO
Anuncia y anticipa todo tipo de desgracias. A través de previsiones siniestras y dramáticas profecías, intenta infundir miedo y pánico en sus víctimas, hasta menoscabar cualquier tipo de esperanza en el presente y el futuro…
Antídoto: Dile sinceramente que cada uno de los seres humanos nos encontramos a un paso de la muerte y que hoy debemos vivir. El “carpe diem” le aterroriza.
– PEGAJOSO
Invierte en la sensualidad y sexualidad de la víctima. Siempre está haciendo el juego de la seducción…
Antídoto: Corta esa seducción diciéndole que estás con un terrible dolor de cabeza… o intenta quedar en persona con él para “jugar” cuerpo a cuerpo.  Desparecerá de tu vida.

– HABLADOR
Habla por los codos y obliga a sus víctimas a oírlo horas y horas seguidas. De esa forma mantiene la atención, mientras se alimenta de la energía vital de sus oyentes…
Antídoto: Deja al vampiro que hable solo, o si crees que ésto no es de buena educación, entonces tose y dile que estás con un virus contagioso.

– HIPOCONDRÍACO
Cada día aparece con una enfermedad nueva, es su manera de llamar la atención de sus víctimas, despertando en éllas preocupación, compasión y cuidados…
Antídoto: Dale el teléfono de tu médico y sal corriendo.

– AUTORITARIO
Usa todas las prerrogativas de poder para subyugar a sus víctimas, haciendo que ellas se sientan en condición inferior y muy pequeñas delante de su gran omnipresencia…
Antídoto: No confundas autoridad con autoritarismo, que es lo que ese vampiro desea, limítate a obedecer la autoridad (en caso de que sea un superior tuyo), pero nunca te rindas a su autoritarismo. Si él continúa, dile claramente que interpondrás una denuncia por su conducta abusiva.

– CONTROLADOR
Es uno de los peores tipos de vampiros, porque se disfrazan de bondad/amor universal y, a través de esta cualidad, chupa hasta la última gota de energía de sus presas. Casi siempre aparentan ofrecer y trabajar en el más alto interés de sus víctimas (suelen ser muy indagadores y preguntones), las cuáles se sienten, terriblemente, culpables cuando comienzan a liberarse de los sofocantes controles del vampiro…
Antídoto: No permitas que nadie controle, o cuide, de tu vida, excepto tú mismo. Mantente atento a los verdaderos objetivos que ese vampiro tiene contigo.  Apártate totalmente de él.

– ENVIDIOSO
Sus víctimas son indefensas criaturas, porque el vampiro, y ésto no se sabe porqué, percibe a sus victimas como seres indignos de poseer algún talento, propiedad o afecto que él desearía para sí mismo. Se trata de un espécimen capaz de las más horrendas crueldades con sus víctimas…
Antídoto: Lo mismo que con el vampiro controlador.

– MORALISTA
Chupa a sus víctimas sometiéndolas a rígidos controles de orden moral, imponiendo severas criticas y restricciones. Las víctimas viven atemorizadas con la idea de ser objeto de su ira…
Antídoto: Vive de acuerdo a la ética, cumple la ley y deja a ese vampiro hablando solo”.

sociedad humana

Espero que este artículo os sirva de Guía… aunque, éso sí, hay que saber diferenciar entre un vampiro energético y un humano inferior.
Ambos son dañinos pero el primero puede ser mortal.  No lo obviéis.

¡¡ Nos vemos en una próxima publicación !!.  Sed felices.

 

 

 

 

Anuncios