Atendiendo a vuestras solicitudes de Biografías (¡encantada!; me gusta “bucear” en la Historia; y mas dentro de mi tema del Rh-) aquí os dejo la de un personaje que, estoy segura, os va a interesar y con el que, muchos de vosotros, os vais a identificar.  Tanto con él mismo como con sus inquietudes, investigaciones, enseñanzas y experiencias.

CARL GUSTAV JUNG (grupo y rh: 0 negativo) nació en Suiza y fué uno de los creadores del Psicoanálisis.
Este científico se interesó por los secretos de la mente tanto que lindó, de forma constante, con el esoterismo a lo largo de toda su vida.

carlgustavjung

Prestigioso psicólogo e investigador de fenómenos paranormales, Carl Gustav Jung tuvo una vida signada por el ocultismo y la necesidad de indagar en la mente humana.
La contribución de Jung a la psicología fué el descubrimiento de lo que dió en llamar “inconsciente colectivo”.
Su teoría afirma que cada individuo se vé condicionado no sólo por su historia personal, sino también por los mitos y tradiciones del lugar dónde fué criado.

EL TAROT Y LOS ARQUETIPOS DE JUNG:

tarot

Para Jung, en los sueños y las fantasías de las personas se encuentra la memoria viva de los ancestros.
Esa memoria, que se expresa a través de diferentes mitos y rituales de todos los rincones de la Tierra, constituye un denominador común a todos los seres humanos.
Sin reconocerlo conscientemente, cada uno de nosotros actúa en su vida cotidiana de acuerdo con los designios y mandatos que provienen de esas leyendas y que están presentes en nuestra mente, aunque actualizadas con nuevas vestiduras.
Esas fuerzas que nos hacen orientar nuestro destino de determinada manera fueron denominadas “arquetipos”.
Cuando Jung comenzó a alejarse de las enseñanzas de Freud (el padre del psicoanálisis), y se internó en la búsqueda de respuestas que tuvieran en cuenta la espiritualidad de los seres humanos, descubrió en el Tarot la confirmación de su teoría.
En algún momento de la vida, cada persona representa a uno de los arcanos mayores (arquetipos) del Tarot: hoy podemos ser el Loco, que va por la vida alegremente y mañana, el Emperador, obsesionado con los problemas del mundo material.

LOS SUEÑOS DEL FUTURO:

sueños

Jung sostuvo que, en el análisis de los sueños de las personas de una misma comunidad, puede leerse el futuro político, cultural, económico y social de ese pueblo.
A comienzos de 1914, Jung soñó que un mar de sangre inundaba Europa y se detenía ante las altas montañas de Suiza. En su consultorio, muchos pacientes hicieron un relato similar al suyo.
Poco después, estalló la Primera Guerra Mundial.
Fueron años intensos para Jung, ya que su propio inconsciente se encontraba desbordado por sueños que se relacionaban con la alquimia y la transformación interior.
En 1916 comenzaron a aparecer algunas respuestas a sus dudas y, a la vez, sentía que lo rodeaban extrañas fuerzas espirituales.  Su casa parecía tomada por esas presencias, su hija veía extrañas figuras, los muebles crujían, se escuchaban voces y el timbre sonaba sin que nadie lo hubiese tocado.
Por esa época, el psicólogo escribió un libro llamado “Los siete sermones a los muertos” que no dió a conocer hasta su vejez.  En él analiza la negativa de la Iglesia Católica a aceptar la parte oscura y el inconsciente tenebroso de los seres humanos, condenando a la Humanidad a una época dominada por la razón pura, por la actividad exterior y por los ritos sin significado.
En este marco, la profecía de la llegada del Anticristo significaría, realmente, la rebelión violenta de lo condenado a la sombra.  Es decir, de esas identificaciones que el ser humano niega en sí mismo pero que las puede ver proyectadas sobre otra persona.

EL LIBRO DE LOS CAMBIOS Y LA SINCRONICIDAD:

I CHING.ELEMENTOS

El periodo que transcurrió entre ambas guerras fué de paz armada.
Jung vaticinó que los alemanes resucitarían a sus deidades paganas y volverían a la lucha.
Viendo que, en Occidente, el vacío espiritual crecía día a día, comenzó a buscar posibles respuestas en Oriente.
Cuando el inglés Richard Wilheim dió a conocer su versión del “I Ching”, el libro chino de las mutaciones, Jung quedó impactado por la belleza poética de las imágenes y la riqueza psicológica del texto.
Allí vió reunidas las leyes del acontecer universal y las líneas del destino, ya que el milenario oráculo no acepta la linealidad del tiempo.
Lo próximo y lo lejano, el antes y el después, se reúnen (cíclicamente) para configurar el destino.
Este libro permitió a Jung establecer la existencia del principio de sincronicidad, a través del cuál explica por qué el Tarot o el I Ching, por ejemplo, funcionan como una forma de adivinación que anuncia el destino de las personas.
En la década de los 30, Jung junto con Wolfang Pauli, se decidió a estudiar estas coincidencias significativas.
Jung se interesó en el tema a partir de sus conocimientos del I Ching y la astrología psicocientífica.
Su colega, en cambio, abordó el tema de una manera mas personal, ya que se sentía perseguido por “las casualidades”.
Ambos sugirieron que un principio “acasual” es el responsable de conectar los acontecimientos, de manera tan regular como lo hacen los principios causales de las leyes naturales.
Es decir, que según estos investigadores, existen lazos sutiles que unen a los seres y a los sucesos.
Por ejemplo, cuando pensamos en una persona y justo nos llama, en ese momento, por teléfono… o cuando perdemos un avión y, de este modo, evitamos perecer en un accidente…

JUNG, ¿PSICÓLOGO u OCULTISTA?:

Arquétipo

Los estudiosos de la obra de Jung afirman, en broma, que más que un psicólogo interesado en el ocultismo, Jung era un ocultista disfrazado de psicólogo.
Realizó trabajos sistemáticos de investigación parapsicológica en el centro Burghulzli; constató fenómenos psicocinéticos (movilización de objetos con la mente) y materializaciones.  También estudió a varios médiums de la época y esbozó la teoría de una existencia transpsíquica, fuera del espacio y del tiempo.
Afirmó que, en 1920, tuvo como compañero de cama a un espectro durante algunas noches, cuando permaneció en una casa que decían que estaba encantada.
En la vida de Jung hubo muchos acontecimientos extraños que sembraron en él un buen número de dudas y le hicieron buscar nuevas vías para tratar de comprender la realidad.
Un ejemplo de ésto: En 1909, Jung se encontraba en una reunión con Freud, discutiendo acerca del ocultismo. En pleno debate se escuchó un fuerte golpe procedente de una biblioteca de madera. Freud se sintió alarmado, en tanto que Jung consideró que estaban ante un fenómeno sobrenatural y le anunció a su maestro que los indicios se repetirían. Al instante, la biblioteca se sacudió de tal modo que acabó derrumbándose ante éllos.
Otro ejemplo: En 1944, Jung sufrió un infarto y se sintió morir.  Se vió a sí mismo contemplando la Tierra desde el espacio.  De pronto, estaba sobre un enorme meteorito que albergaba una especie de templo y, dentro de éste, habitaba un ser vestido de blanco que descansaba sobre un trono con forma de loto.  Inmediatamente, Jung dejó atrás su pasado y pudo ver como de la Tierra, desde Europa, ascendía una luz que se acercaba a él.  Era su médico que le decía: “Carl, debes volver”. Jung, entonces, comprendió que si regresaba, otro iba a tomar su lugar en el “mas allá” y se preocupó por el destino del médico.
Permaneció varias semanas en un estado agonizante que no le permitía hablar demasiado ni comunicarle a nadie lo sucedido (¿soñado?).
Tres semanas después del hecho, despertó de su letargo, preguntó por su médico y… grande fué su sorpresa cuando le comunicaron que éste había muerto en el mismo momento en que Jung “volvió a la vida”.
Carl Gustav Jung falleció, definitivamente, en 1961, dejando una obra vastísima, en la que además de sus creaciones sobre psicología, se destacan, también, numerosos libros sobre teología, gnosticismo y alquimia.

ojo sincrónico

Espero que os haya resultado interesante esta “peculiar” Biografía de Jung, al cuál yo, personalmente, considero un Arquetipo bastante ejemplar de las personas 0 negativo.
Un saludo muy cordial a todos mis lectores y… Hasta la próxima !

Anuncios